Un ángel de la Casa Garrahan

Jorge Horacio ‘Coqui’ Rui es el ángel de la guarda de una de las habitaciones de la Casa Garrahan Chaco. El nombre de este famoso ‘promotor de las tapitas’ quedó plasmado en la segunda planta.

La obra que rinde homenaje a Jorge Rui fue realizada por la artista plástica Miriam Acosta con el padrinazgo de Perla Negra, quedando impuesto su nombre en una de las habitaciones de la Casa Garrahan Chaco en el mes de marzo de este año.

Corría el año 2002, cuando Jorge Rui, una persona con síndrome de Down conocido popularmente en Morteros (Córdoba) como ‘Jorgito’ y como ‘Coqui’, comenzó a juntar tapas de botellas de plástico para ser destinadas a la Casa Garrahan Chaco, contando con el acompañamiento de José Lito Bramardo, conocido y reconocido por su permanente labor solidaria desde Roberto Colombo Fútbol Club.

 

La constancia y perseverancia de Jorgito, quien al mismo tiempo comenzó a incursionar en los distintos medios radiales de la ciudad con sus chispeantes humoradas, le permitió promocionar su actividad solidaria, pasando a convertirse en el ‘promotor de las tapitas’, alcanzando a reunir en el año 2015 alrededor de 7 mil kilos de tapitas, convirtiéndose en el mayor recolector individual del país entregándolas a la Fundación Ciudad Limpia para ser destinadas a la Casa Garrahan del Chaco.

Jorge Horacio ‘Coqui’ Rui es el ángel de la guarda de una de las habitaciones de la Casa Garrahan Chaco.
Asumió el rol de colaborador del emprendimiento chaqueño sin saber de manera certera que su trabajo solidario significó un importante aporte para la concreción de la Casa Garrahan en el Chaco. Al inaugurarse la segunda etapa de esta obra emblema, ese ejemplo que ofrece a la sociedad fue reconocido al imponerse a una de las habitaciones el nombre de Jorge Rui.

El acontecimiento tuvo lugar a fines de marzo de este año, pero Jorgito y su hermana Cristina recién tomaron conocimiento hace unas semanas y, al recibir la noticia, contó Cristina que rompió en llanto y decía, “gracias… gracias… gracias”. Por otra parte comentó Cristina, «no sé de dónde voy a sacar dinero, pero de alguna manera lo tengo que llevar hasta Chaco para que pueda verlo».

LA OBRA
El Hospital para la Madre y el Niño, conocido popularmente como la Casa Garrahan Chaco, ya es una realidad e inauguró su segunda etapa. Después de varios años de arduo trabajo, la Fundación Ciudad Limpia exhibió su obra más emblemática levantada con las donaciones, aportes y hasta el reciclado de basura.

Pero no solo hay que rescatar el trabajo sobre el sueño que se hizo edificio, sino de esos artistas solidarios que lograron plasmar un ángel en quienes están allí internados y de sus familiares, y por ello quedarán para siempre en el recuerdo.

El primer piso de la Casa ya tiene sus ángeles, ahora les tocó a otros nuevos protagonistas con padrinos que buscan aportar desde la colaboración para que todos allí se sientan un poco más como en casa. Sobre todo por la calidez y el amor. Cada habitación tiene un ángel y los pinceles los retrataron con alguna característica que los distinguía.

En estas nuevas pinceladas de amor y arte, uno de esos dibujos plasmados en la pared es en honor a Jorge Rui. La obra de la artista plástica Miriam Acosta expresa: Jorge Rui es el famoso ‘promotor de las tapitas’ de la ciudad de Morteros, Córdoba. Un gran amigo con síndrome de down que tiene un corazón de oro que inunda de amor a todos.

Un fiel colaborador de Fundación Ciudad Limpia que, desde hace muchos años y sin importar la distancia, comenzó en su ciudad con la campaña de recolección de tapitas plásticas involucrando a todos los vecinos a apoyar la construcción de esta maravillosa obra. Jorge es un ejemplo de solidaridad y amor por el otro, un verdadero soñador que navega siempre en lo más alto. Es por ello que esta habitación lleva su nombre y es representado como felino audaz, libre e independiente que se pasea por las nubes.

CASA GARRAHAN CHACO
Es un centro modelo de recuperación pediátrica que desarrolla tareas de contención y acompañamiento a decenas de niños y sus madres mientras cursan tratamientos médicos de media y alta complejidad. A mediados de diciembre del año pasado, inauguraron la primera etapa de la obra, más específicamente una planta baja dotada de nueve habitaciones, un salón de usos múltiples, una sala de conferencias y un sector de cocina y comedor.

La segunda etapa del proyecto, que sumó otras nueve habitaciones en el primer piso, donde también están ubicadas las oficinas de la Fundación Ciudad Limpia quedó inaugurada en marzo de este año. Al igual que en la etapa anterior cada habitación tiene su ángel de la guarda y un padrino, que aportan para que los chicos puedan estar bien atendidos, uno de esos ángeles de la guarda es Jorge Rui.

El proyecto total de la Casa Garrahan Chaco contará con 27 habitaciones divididas en tres niveles, que permitirán ofrecer alojamiento a los niños que necesiten someterse a tratamientos médicos lejos de sus hogares. El mismo es equipado con juegos y entretenimientos, ambientado con pinturas, murales y esculturas, además de un patio amplio y otras comodidades, para que los chicos puedan atravesar de la mejor manera sus tratamientos.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *