Sin caballos ni niños conduciendo en las calles se resuelve la mitad del problema

El convenio para la articulación del Proyecto de Reconversión de Carreros del Microcentro capitalino puso en marcha una serie de acciones coordinadas con la intervención del gobierno de la provincia y del Municipio, la Policía del Chaco, la Defensoría del Pueblo, instituciones y oenegés comunitarias, y asociaciones protectoras de animales.

A cumplirse por etapas, los primeros pasos según se anunció- serán la concientización de los cambios propuestos a los principales actores involucrados y luego las restricciones en la circulación de carros. 
Carlos Alabe, de la Fundación Ciudad Limpia, Vecinos Autoconvocados y Padres en la Ruta, fue uno de los presentes en las reuniones que se sucedieron la semana pasada. “Tiene sus riesgos”, opinó, al dar cuenta del proyecto municipal que propone, como solución final, el reemplazo de carros tirados por tracción a sangre por carros manuales.

El activo dirigente destacó que la iniciativa “es un paso adelante porque saca al caballo de escena, pero se incursiona en otro problema”, ya que el reemplazo será por carros manuales. “No es la solución ideal”, señaló.
Alabe, en declaraciones a NORTE, valoró el proyecto “en cuanto a las decisiones”, ya que “por fin nos pusimos todos de acuerdo y el abanico de participantes fue amplio”, en referencia a los múltiples actores que participaron de las reuniones entre los que se destacaron todas las entidades que luchan por erradicar la tracción a sangre. Sin embargo, lamentó la ausencia de una contraparte fundamental: la Cámara de Comercio. “Se nos salió una rueda”, graficó, al dar cuenta del faltazo de los comerciantes.
“Me sorprendió la ausencia de la Cámara de Comercio porque son los principales generadores de la materia prima que es un imán para los carreros”, insistió. Al respecto, explicó que existen “dos frentes que atacar: convencer al comerciante que el cartón es parte de su responsabilidad social empresaria; y que los vecinos que contratan carros por lástima para trasladar la basura, no lo hagan más porque eso los condena”. “Si te da lástima, no le des cartón”, simplificó Alabe, quien especialmente destacó la función y el trabajo de la subsecretaria de Niñez, Adolescencia y Familia, Mariela Dolce y del área social de la Municipalidad capitalina. “Es útil y a la vista”, definió. 
Al margen de ese análisis, para el titular de Ciudad Limpia, “es un momento propicio para avanzar, porque estamos todos de acuerdo”. Así consideró que, tras implementar las primeras etapas, deberá darse “el debate de solucionar definitivamente” el problema de los carros. “Sacando animales y niños de la calle, estamos resolviendo la mitad del problema”, afirmó. 
En ese orden, Alabe utilizó una equivalencia en base a la experiencia de la Fundación Ciudad Limpia en el reciclaje de cartones y papeles: “Nosotros que sacamos 4 toneladas semanales y 16 mensuales de cartón de la ciudad, con un trabajo modesto, utilizando dos camionetas y muy poca gente. En un mes, ese trabajo significaría que 80 carros no ingresaron a la ciudad a sacar cartón, teniendo en cuenta que un carro puede hacer por día, en un día bueno, 200 kilogramos que le significan 240 pesos”, explicó. 
Dejó claro que no es una forma de “sacarles el trabajo a los carreros”, ya que la Fundación edifica su obra (la Casa Garrahan Chaco) pensando en el bienestar de miles de niños de la región. “No le quitamos el pan al cartonero”, subrayó Alabe.

Colecta selectiva

Durante las reuniones multiparticipativas, Ciudad Limpia expuso su propia propuesta en materia de recolección y reciclaje de la basura. Así, Alabe habló de la “colecta selectiva”, que supone elegir algunos días de la semana para recolectar cartones y papeles en el microcentro, y los demás días todos los materiales orgánicos. La forma organizativa es una cooperativa, con todos los carreros censados para trabajar con el material reciclable. 
Para que el proyecto funcione es necesario el “trabajo conjunto con los vecinos y con los comerciantes”, enfatizó. Y además, consideró que para el transporte de todo lo recolectado deberían utilizarse vehículos utilitarios que ingresen a la ciudad y luego lleven lo recolectado a un “depósito intermedio”. “Con ese dinero generado en la cooperativa alcanza para mantener a 20-30 familias”, indicó, y resaltó el concepto que debe aprehenderse: “Lo reciclable es dinero. La basura no es un problema sino parte de la solución”, subrayó.

Primera y segunda etapas

Según explicaron quienes impulsan el proyecto oficial, habrá dos etapas bien diferenciadas en el inicio de la implementación. En la primera ya en marcha- se trabajará en la concienciación de toda la sociedad y luego habrá un período de restricción de la circulación de carros en determinados sectores de la ciudad, para avanzar en las sanciones que correspondan derivadas de las Ordenanzas municipales. 
Si se detectan otro tipo de faltas que competen al fuero provincial, intervendrán los organismos correspondientes. Para esto, participarán también distintas áreas del gobierno provincial, como Minoridad y Familia, Trabajo Infantil y Seguridad Vial, entre otras. Además, el tema de maltrato animal se abordará con la colaboración de la Asociación Protectora de Animales (Apach), fundamentalmente con el albergue de estos animales en un predio que ésta institución dispone para tal fin.
En una segunda etapa se avanzará en la sanción de Ordenanzas que reglamenten las penas y las restricciones para poder cumplimentarlas. Según comprometió el ministro de Gobierno, Javier Oteo, la provincia apoyará este trabajo por medio de las fuerzas de seguridad y con todos los organismos necesarios. 
Como eje transversal a las etapas, se destaca el trabajo de contención social de los niños afectados por la problemática. Y es aquí donde juega un rol central la tarea de la Subsecretaría a cargo de Mariela Dolce. “Los niños tienen que estar en la escuela o tienen que hacer otras actividades recreativas o deportivas, y no estar en ese horario bajo un medio inseguro muy al riesgo de un montón de cosas que suceden en las calles de la ciudad”, señaló la funcionaria. De ahí que resaltó la necesidad de aplicar las ordenanzas del municipio que impiden la conducción de carros por menores de edad.

Decisión política

“Hemos tomado la decisión política de avanzar en este tema, con el trabajo conjunto de diferentes instituciones que forman parte del convenio y sólo será posible advertir los resultados con el compromiso de todos”, precisó el jefe de Gabinete del gobierno comunal, Leandro Zdero.
El funcionario fue quien encabezó, por el municipio, las reuniones convocadas para avanzar en la definición de políticas públicas sobre la reconversión laboral de carreros/cartoneros, de ahora en más llamados “recuperadores”, la erradicación del trabajo infantil vinculado con la tradicional actividad laboral informal y la eliminación progresiva de la tracción a sangre en el microcentro de la ciudad.
Según destacaron desde la comuna, el proyecto se inició con la elaboración del convenio interinstitucional firmado hace tres meses, iniciativa impulsada por la intendenta Aída Ayala, y en el que participan representantes de diferentes áreas del gobierno provincial y municipal como así también organizaciones de la sociedad civil.
Al referirse a la primera etapa del proyecto, Zdero hizo hincapié en la importancia de “lograr la concientización de los ciudadanos que habitan las 92 manzanas que corresponden al área del microcentro de Resistencia, para que el proyecto tenga el impacto social y ambiental que se pretende ya que sólo se trata de ser responsable de las acciones cotidianas que impactan en nuestra sociedad”. 
Asimismo, subrayó que “el proyecto aborda aspectos fundamentales con la mirada puesta en lo social y apunta al fortalecimiento de la familia de los recuperadores, ya que pretende lograr la erradicación del trabajo infantil”. Al ser consultado sobre este aspecto, Zdero solicitó una participación ciudadana comprometida “para que podamos luchar juntos contra el flagelo de una niñez sin futuro, sin educación, sin protección y en situación de calle con los peligros que esto implica”.
Además, el proyecto inculca el uso de los carros manuales para reemplazar los carros de tracción a sangre utilizados actualmente en la recolección de los insumos que los recuperadores luego comercializan. Es importante resaltar que este trabajo permitirá también colaborar con el ordenamiento del tránsito vehicular con la disminución de accidentes y especialmente contribuir con el medio ambiente, garantizando el máximo recupero de residuos reciclables.

Compromiso de todos

Los comerciantes son una parte fundamental de este proyecto, por lo tanto se apela al compromiso social y ambiental acompañando la iniciativa planteada. En este orden, Zdero consideró que “es muy importante que los comerciantes, empleados de empresas y residentes -como los encargados de edificios- asuman el compromiso social de no entregar residuos a niños ni adolescentes o a recuperadores que concurran acompañados de menores, porque para erradicar el trabajo infantil necesitamos la participación de todos”.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *