PREOCUPA A PADRES EN LA RUTA LA FALTA DE EDUCACIÓN VIAL DE LOS CONDUCTORES

La Agrupación Ciudadana Padres en la Ruta Chaco viene observando con preocupación la creciente manifestación de violencia que exhiben los infractores en los controles de alcoholemia y ahora también en otros controles de rutina.

   Tanto en los controles de Alcoholemia como en los de rutina realizados por los Inspectores municipales, se viene observando un alto grado de agresividad por parte de los conductores que muchas veces reaccionan violentamente por el solo hecho de solicitarles el respectivo y reglamentario control.
   En los controles de alcoholemia que acompaña Padres en la Ruta y que son realizados por los Inspectores Municipales y asistidos por la Policía provincial, se han observado situaciones de extrema violencia verbal y en varios casos, física que ponen en peligro la integridad de los agentes del orden.
   Esto refleja un mapa social complejo con metodologías violentas para resolver situaciones por parte de muchos conductores que a veces se niegan a los controles, poniendo en evidencia su falta y otras esgrimen una importante cantidad de excusas que en su gran mayoría lo delatan en su infracción.
   Somos testigos de la dura tarea de los Inspectores Municipales y los Agentes de Policía que últimamente muestran un alto grado de preparación lo cual les permite no reaccionar ante el primer insulto y actuar con prudencia y profesionalismo en todos los casos observados, pero ni aun así, los conductores y principalmente los infractores comprenden que el trabajo de los Inspectores y Policías es hacer cumplir las normas y prevenir siniestros.
   Creemos que nuestro rol de ciudadanos debe ser aportante de buenas conductas y respeto a las normas para una mejor convivencia y para evitar intentar resolverlo todo con insultos y puños. Tener conductas responsables y correctas ayudarán a corregir tantos episodios y contratiempos puesto que, estamos convencidos de que los métodos violentos jamás resuelven los conflictos y por lo general generan inconvenientes que terminan en sede judicial y calabozos.
    La falta de conductas sociales adecuadas y el desconocimiento de las normas del buen conductor, nos llevan a pensar en la imperiosa necesidad de formar Escuelas de Conductores y Pistas de Manejo para la formación correcta de los conductores para que no solamente sepan manejar la máquina que los transporta sino que también tengan actitudes civilizadas con los demás, ya sean , otros conductores, los peatones y los agentes de control.  También proponemos la efectiva incorporación de Educación Vial en la currícula educativa, tanto a nivel inicial, primario, secundario y universitario.
 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *