MÁS PADRES EN LAS RUTAS Y HABRA MENOS DOLOR

Ya pasaron casi seis años desde que un grupo de Padres asumió el compromiso de “hacer algo “para evitar las muertes y accidentes en la Av. Sarmiento. La perseverancia, el compromiso con la Vida, nuestra propia responsabilidad ciudadana, el Amor a Nuestros hijos o por el legado de Nicolás, seguimos trabajando y tratando de crecer como personas en un mundo cada vez mas indiferente. Y como cuesta que el Grupo crezca. Tal vez porque tenemos una gran facilidad para sacarnos las responsabilidades de encima no? (NO TODOS).
Cuantas vidas se han salvado gracias al accionar de un puñado de ciudadanos valientes que se enfrentaron a la desidia, a la indiferencia, a la apatía y a la muerte misma.
Cuanto dolor evitado con la simple decisión de abandonar el cómodo sillón de la crítica inerte, cuantos jóvenes vuelven hoy a sus casas por sus propios medios y no en ambulancia o en un cajón.

Cuantas madres hoy no lloran la perdida de un hijo por los siniestros viales en la Avenida Sarmiento como hace seis años, donde parecía transformarse cada velorio de un joven de Resistencia en una rutina mensual donde la muerte ganaba su batalla alimentada por nuestra pasividad y despreocupación.
En cuantas reuniones astronómicas, almuerzos, cenas y tertulias están presentes los Padres en la Ruta, que con la sola mención, provocaron más de una reflexión a la hora de tomar alcohol.
Cuantos jóvenes cambiaron de actitud frente al alcohol a la hora de manejar un auto, moto o bicicleta. Y después tambien.
Cuantos de nuestros funcionarios y dirigentes políticos se acercaron para aportar ideas, chalecos, folletos o presencia? muy pocos , para la cantidad que hay .
Con felicitaciones, condecoraciones, reconocimientos mediáticos y lindas palabritas no alcanza. Necesitamos más Padres con coraje para salvar más vidas y evitar tantas tragedias y tantos gastos en flores y lagrimas.
Por favor perdamos el miedo a participar en esta democracia renga pero democracia al fin, aprovechemos la oportunidad de construir ciudadanía desde el llano. No hizo falta una ley para que los ciudadanos de Resistencia, Charata y Sáenz Peña evitaran tantas muertes y accidentes, solo basto la decisión de unos pocos Padres que se tomaron la Vida en serio y se sumaron a los controles municipales, apoyandolos, mejorándolos y haciéndolos mas eficientes. Porque detrás de cada inspector o policía también hay un padre o una madre que necesita tener vivo a sus seres queridos y por ello se desempeñan responsablemente.
No miremos para otro lado y evitemos más dolor. Participemos
 

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *