Fundación Garrahan lo logró: ingresó a los récords Guinnes por recolección de tapitas

La fundación Garrahan entró este sábado al libro de los récords Guinness al lograr la mayor recolección de tapitas de botellas plásticas del mundo, en el marco de su campaña solidaria de reciclaje para mejorar el equipamiento del principal hospital de niños de Argentina. Hasta el mediodía había 5 mil kilos de plástico. Desde Buenos Aires, Carlos Alabe señaló que en Chaco, a lo largo de la obra de Ciudad Limpia, se recolectaron  más de 20 toneladas de tapitas.
Los organizadores calcularon que habían recolectado hasta este mediodía más de cinco mil kilos de tapitas que varias grúas depositaban sobre unos piletones instalados en la sede San Martín del Club de Gimnasia y Esgrima, en avenida Figueroa Alcorta 5575.

«Son mas de dos toneladas y medio cada grúa», destacó uno de los jueces del Guinness.
El delegado de la empresa que registra récords en todo el mundo estimó que «al fin del día este piletón va a estar lleno de tapitas».

«Era algo totalmente nuevo para nosotros, tenemos récords de reciclajes, de lata, de botellas de plástico, pero nunca las tapitas», comentó.

Además, explicó que el sistema de medición «tiene las reglas parecidas a todos nuestros récords de reciclaje, de peso, una ventana de ocho horas para juntar en un gran piletón. Todo después tiene que ser destinado al reciclado».

«Estas tapitas tienen que ser destinadas a juntar fondos para la fundación», remarcó.

La coordinadora del Programa de Reciclado de la fundación, Patricia Gavilán, aclaró que solo las tapitas que se recolecten hoy en el Club GEBA, participarán del conteo para alcanzar el récord Guinness, dado que en los últimos años fueron millones las piezas plásticas donadas en la ciudad.

La recolección finalizó a las 18. Los organizadores señalaron que «lo más importante es que los verdaderos protagonistas de este récord mundial serán todos los que participen del evento y posibiliten que los gestos de amor que están detrás de cada tapita queden registrados».

Los organizadores informaron que las tapitas que se junten hoy se venderán y que los recursos obtenidos se aplicarán en equipamiento de una unidad móvil para el Servicio de Hemoterapia del Hospital Garrahan y en la remodelación de la entrada principal de la calle Pichincha.

CHACO Y SU COMPROMISO EN LA CAUSA
El arquitecto Carlos Alabe, remarcó el compromiso de los chaqueños quienes enviaron más de 20 toneladas de tapitas.

En Buenos Aires, explicó que parte de los fondos que se junten por la venta del reciclado de esas tapitas se destinarán a las obras de la casa pediátrica de Chaco, que brindará un gran servicio a la región.

Los fondos que se obtengan de la venta de las tapitas para reciclar también servirán para el equipamiento de una unidad móvil para el Servicio de Hemoterapia del Hospital Garrahan.

Ese móvil se trasladará a distintas instituciones, universidades, empresas, cuyos integrantes deseen ser donantes voluntarios de sangre para los chicos internados en el Garrahan.

Además, se destinarán fondos a la remodelación de la entrada principal de la calle Pichincha donde ingresan al hospital diariamente cerca de 1500 pacientes junto a sus familias, Del evento participa un juez de Guinness que controla el pesaje de las tapitas, ya que sólo se contabilizan para la marca las que lleguen durante la jornada desde todo el país.

LA IDEA
Hace más de 12 años, el Hospital Garrahan de Buenos Aires inició su programa de reciclado de papel, luego sumó a la junta de llaves y el furor surgió con las tapitas. Ya se logró juntar 840 millones de tapitas, lo que representa más de 2 mil toneladas de plástico. Y llevan recaudados más de dos millones y medio de pesos hasta 2010 (en las próximas semanas cierra el ejercicio de este año).

Desde septiembre de 1999 la Fundación Garrahan inició un plan de reciclado de papel donado por la comunidad. Poco a poco la acción se contagió en jardines, escuelas, empresas y grandes corporaciones que hasta hoy colaboran. En total, se juntaron 56 mil toneladas de papel para reciclar, lo que además de la acción benéfica evitó la tala de casi un millón de árboles.

«La mitad de los gastos de la Casa Garrahan los sustenta la recolección de tapitas y con la juntada de hoy esperamos equipar un móvil de hemoterapia para que funcione como un banco de sangre ambulante y motivar a que cualquier persona en cualquier lugar se sume a la donación de sangre”, explica. Con el récord Guinness que hoy esperan lograr buscan que una tapita signifique más salud y vida para muchos niños», explica la coordinadora general de la Fundación, Patricia Gavilán.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *