Ciudad Limpia y la Red Federico Acosta pintan el Perrando

Se trata del hall de entrada y los pasillos del Servicio de Rehabilitación, la cual históricamente fue cuidada por Echeverri Garay. Ahora, con la colaboración del Movimiento Cuba MTR, se concretó el trbajo en sólo dos días.

A través del Programa de Red de Redes, Ciudad Limpia y la Asociación Federico Acosta lograron concretar una atrasada actividad ministerial: pintar el hall de entrada y pasillos del Área de Servicio de Rehabilitación del Hospital Perrando.

Cabe recordar que dicha Área fue históricamente cuidada por la querida Echeverri Garay. Con la colaboración de miembros del Movimiento CUBA M.T.R. y con la exigencia de un trabajo con calidad, Ciudad Limpia pudo concretar en dos días este intenso trabajo.

María Cecilia Bangher, Kinesióloga, y actual Directora del Área de Servicio de Rehabilitación y Medicina Física, aseguró a Ciudad Limpia que “esta acción tan concreta es fundamental para nuestros pacientes, quienes al encontrarse en un lugar tan agradable les significa un cambio de ánimo, de actitud; y esto es un aspecto muy importante en la salud”.

Por otro lado, Bangher no dejó de lado el papel que debe asumir el Ministerio de Salud, al cual se refirió como “colaborador directo a través del programa de rehabilitación”, pero aún así afirmó que “el Ministerio se dedica a obras de otro tipo, y mucha veces no llega a cubrir estos aspectos que inciden directamente en el paciente de manera efectiva y saludable”.

Por su parte, el coordinador del Proyecto Ciudad Limpia, Carlos Alabe, expresó que “sólo mediante el compromiso ciudadano se podrá llegar a pensar en un cambio, y que la concreción de estas acciones promueve que cada vez más sean las personas que adhieren a este proyecto, ya que se dan cuenta que no hace falta tener una impronta política para mejorar la ciudad, sino que basta responder con dignidad, dando el mínimo aporte al alcance de cada uno”.

La ayuda de Ciudad Limpia llega mediante el pedido de la Red Federico Acosta, organización cuyos voluntarios buscan ligarse con otras organizaciones para poder fusionar en acciones concretas de refacción estructural. Esta Red colabora en forma particular con el Servicio de Rehabilitación, y con los pacientes que tienen dificultad motora.

Silvia Martin, integrante de la Red Solidaria Federico Acosta, explicó que no tienen conexión directa con el Ministerio, sino que su tarea es “buscar aquellas necesidades donde no llega el gobierno. El objetivo es trabajar en forma coordinada, y buscar beneficiar directamente a la persona en situación de discapacidad, y así lograr, a través de distintas conexiones, encontrar estos medios”.

La Red Federico Acosta trabaja conjuntamente con Proyecto Ciudad Limpia hace más de dos años, tiempo en que llevan finalizadas tres actividades; la recuperación de las habitaciones, restauración de instalaciones eléctricas y de pintura en comedor y cocina, y por último, el arreglo del hall y pasillos principales.

Las empresas que colaboraron para esta actividad fueron Tersuave, Cabalgata y Mundo Color, las cuales se comprometieron a formar parte de un sector importante en la Sociedad, aquel que busca el bien común.

Fuera del sistema
Lo que se pretende lograr con Ciudad Limpia, es crear conciencia de compromiso y trabajo; siendo ésta la única salida que garantiza la dignidad del Hombre. Hoy, los integrantes del Movimiento CUBA, vieron la posibilidad de escapar de un sistema que los perpetúa al servicialismo y a la exclusión social.

“Saber que tenés a alguien que confía y que no te discrimina por ser piquetero es muy positivo. Este proyecto nos da la posibilidad de trabajar y aprender muchas cosas. Creo que confiaron en nosotros, como personas capaces de llevar adelante este compromiso, aún siendo la mayoría mujeres”, dijo Valeria Zeniquel, integrante del Movimiento.

Con el mismo valor, Horacio Aquino, también integrante del movimiento, aseguró que el trabajar en Ciudad Limpia es “armar un futuro. Si estuviera en mi casa tomando mate y cobrando, sería uno más del sistema. Yo no quiero eso, no quiero ser un ñoqui más de este país. Yo puedo salir a la calle y mirar a las personas de frente, a los ojos, sabiendo que soy honesto, que soy un trabajador y no uno más de esta sociedad conformista”.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *