Balance de la Campaña de Recolección Selectiva de Residuos Sólidos en la UNNE

Campus Resistencia

Balance de la Campaña de Recolección Selectiva de Residuos Sólidos en la UNNE 

La campaña de recolección selectiva forma parte de una iniciativa que llevo a cabo el CEGAE (Centro de Gestión Ambiental y Ecología). La misma se lanzó el 5 de junio de este año en el marco de las celebraciones por el día del Ambiente.

El Programa de gestión de residuos del Campus Resistencia fue realizado por la Comisión Ecocampus; el CEGAE; Intendentes de las distintas Unidades Académicas; el Presidente Comisión de Edificios del Campus Resistencia, Dr. Ing. Jorge Pilar; el Secretario de Extensión General, Ing. Hugo Domínguez y el Presidente Fundación Ciudad Limpia Arq. Carlos Alabe.

El mismo contempla la recolección selectiva de los residuos generados en el Campus Resistencia, y para llevarlo a cabo debieron ser instalados contenedores de diferentes colores, para que cada uno de los “generadores” (cada persona integrante de la comunidad universitaria) pueda depositar los residuos según el recipiente que corresponda.

En una primera etapa se instalaron 12 Cestos azules; 5 Cestos amarillos y 16 Cestos grises con iguales características.

En la segunda etapa se distribuyeron 7 Cestos azules; 4 Cestos amarillos y 10 Cestos grises.

 

 

La separación de residuos se efectúa de acuerdo a la siguiente clasificación:

 

–   Cestos color azul: destinados al depósito sólo de papel y cartón limpios y secos.

–   Cestos color amarillo: destinados al depósito sólo de envases plásticos y latas.

–           Contenedores para Tapitas plásticas: destinados al depósito de tapitas plásticas.

 

Todos los materiales depositados en estos cestos son recolectados, pesados,  registrados y acopiados por personal de campus con la coordinación del CEGAE. Luego son retirados por la Fundación Ciudad Limpia para su posterior comercialización.

 

–           Cestos color gris: destinados al depósito de todo lo que no pueda recuperase en los cestos azules y amarillos, allí se arrojan residuos mezclados, como por ejemplo papeles sucios, yerba, papeles de golosinas, etc.

 

El Personal de campus retira y dispone los residuos para que el servicio recolección de residuos municipal los retire diariamente, siendo su destino final el Basural Único Municipal.

 

El proceso de sensibilización y concientización es realizado a través de  una campaña educativa que consta de:

 

    * Boletín digital realizado por el CEGAE que fue enviado a los alumnos para que se interioricen en el tema.

    * Poster instructivo ubicado con los cestos de residuos en los halles principales de las distintas Unidades Académicas y Biblioteca Central explicando por qué, para qué y cómo separar los residuos.

    * Folletos de la Campaña.

    * Difusión de la campaña en el Universitario y en la radio Universidad Nacional del Nordeste.

    * Difusión en la página web del CEGAE.

    * Reuniones de coordinación e información con personal de campus.

    * Comunicación periódica con personal de campus para la evaluación de dificultades y aciertos sobre sistema de recolección.

* Publicación de resultados en los distintos medios.

* Difusión a través de la Fundación Ciudad Limpia.

 Cómo se realiza la recuperación de materiales de los residuos del Campus 

De los residuos generados por nuestra comunidad universitaria son recuperados y/o aprovechados materiales como: plásticos, latas, papeles, cartones y tapitas plásticas.

Estos materiales son recolectados por el personal de campus y luego entregados a la Fundación Ciudad Limpia, quienes realizan las reconocidas colectas solidarias y posterior comercialización. Los fondos recaudados son destinados a  la construcción de la Casa Garraham Chaco.

 

Desde el lanzamiento de la campaña hasta la fecha se ha logrado recuperar  4.423,75 kg de papel; 123,15 kg de plástico y 64,30 kg de tapitas plásticas.

 

A través de la recuperación de los materiales se redujo considerablemente el volumen de residuos generados en  nuestra Universidad y se colaboró con el Proyecto de la Casa Garraham, tan necesaria y anhelada por nuestra sociedad.

La participación y compromiso de la comunidad universitaria dan cuenta del éxito de una campaña ambiental y solidaria que pretende tener efecto multiplicador en otras instituciones y la comunidad en general.

  Un récord en nuestra región 

En una entrevista el Arquitecto Carlos Alabe, Presidente de la Fundación Cuidad limpia habló sobre los aspectos positivos que dejó la implementación de la campaña de separación de residuos que llevo a cabo el CEGAE. En este sentido Alabe manifestó que “Estamos muy satisfechos  con el trabajo que se inició, este fue un año clave en todo lo que estamos haciendo para la construcción de la Casa Garraham Chaco. A través de esta mirada ecológica, que empezó siendo una cuestión solidaria se puede levantar este albergue de recuperación regional de pediatría y con el tiempo fue tomando una arista ambientalista importante y bueno por lo que vemos se han plegado el cuerpo docente, los alumnos, el personal administrativo de todas las facultades acá en el campus resistencia, así que satisfecho muy contento, observando que la gente opina, ve que está distinto el campus, se está recuperando todo ese material que antes se convertía en basura, ahora se lo está transformando en un recurso económico que es el sustento de la fundación”.

 

¿Usted opina que la campaña ha sido encarada de manera tal que los chicos entiendan realmente el sentido de la separación de los residuos y se enganchen en toda esta propuesta?

 

A todos nos hace bien saber que ese material ha sido volcado a una obra en construcción y una obra que es necesaria, nosotros los argentinos que somos por ahí descreídos o pesimistas vemos que se está transformando algo que era totalmente nocivo (estamos hablando de la basura, algo que molesta)  en algo positivo, algo que construye y que va a servir. Cuando tengamos la Casa Garaham terminada vamos a decir, muchos de estos ladrillos fueron parte de esta campaña que el CEGAE, tan inteligentemente empezó, con un minucioso trabajo de campo.  Este trabajo puede  parecer  hasta casi normal en cualquier casa de altos estudio, pero que sin embargo no se lo estaba haciendo. Desde que se inició este trabajo a mediados del 2010, cada vez son mayores los volúmenes que se van juntando, lo que indica que este trabajo que tanto hacía falta se lo está encarando de la manera correcta. La constancia con la que se está trabajando habla de un futuro muy promisorio. El paso siguiente, es ver qué podemos hacer con este plástico que juntamos para que no tengamos que procesarlo en Buenos Aires, que quede aquí en la zona, plantear una planta piloto de recuperación del plástico y de esa manera convertirlo en otros elementos y darle valor agregado, de esta manera tendríamos mayor ingreso para la fundación. Quizá podríamos hablar con las facultades que integran el Campus para ver cómo pueden colaborar desde su conocimiento con esta idea.

 

¿Podemos  decir que el balance es positivo?

 

Por su puesto: 2010 inicio de campaña, testeo y puesta en práctica. En el 2011 se tienen que lograr los cambios de conductas definitivos, que los chicos no tiren la yerba donde se tira el papel por ejemplo, que el plástico lo pongan donde corresponde y lo que es basura propiamente dicha en un cesto separado de lo demás. Ahora viene la campaña de seguir concientizando para que esto sea una cosa normal, para que no tengamos que decir  “mirá no mezcles plástico y papel” sino que ahora sea una cosa cotidiana, que los alumnos, el cuerpo docente, los empleados de las distintas facultades sepan que la separación tiene que ser un hábito normal; eso si nos puede llegar a generar volúmenes mayores para reciclar.

Lo bueno y positivo para la gente de limpieza es que todo el campus Resistencia ha cambiado diametralmente a lo que teníamos el año pasado, así que debo agradecer a la Ingeniera Basterra, a todo sus equipo por la prolijidad, la puntualidad y la constancia con la que están trabajando y ellos también están colocando su ladrillo en la construcción de la primer Casa Garraham de la región.

Además quiero contarles,  que todo esto formó parte de ese nuevo récord que tuvo Ciudad Limpia a nivel país, ya que hablamos de 40 toneladas que fueron contabilizadas en noviembre y que ahora estaremos llegando a las 45 toneladas de tapitas plásticas. Pensar que todo eso iba a estar 400 años a nuestro alrededor degradándose y convirtiéndose en molestia, en basura, en obstrucción de desagües. De esas 45 toneladas de tapitas,  el CEGAE sumó una cantidad importante. Es un orgullo para una provincia pobre, con sus problemas y que sin embargo está entendiendo  lo que se puede hacer con la basura. El hecho de  que la Universidad se haya plegado también a esta iniciativa, forma parte también de este récord: 45 toneladas de tapitas de plástico, petróleo que no se va a tener que consumir que es un recurso no renovable que no vamos a tener que usar para producir plástico, así que hemos ganado todos, y fundamentalmente ha ganado el ambiente y si ganó el ambiente, ganó la vida.

 

Para mayor información:

Arq. Gabriela Torres

ltorres@unne.edu.ar – arq_lgtorres@hotmail.com

  

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *